Remedios con orégano para asma, digestiones difíciles y reumatismo

remedios con oreganoEl orégano es una hierba, perteneciente a la familia de las Lamiaceae, que abunda en la linde de los bosques, a lo largo de zanjas y fosos y en los setos y altozanos calizos de toda España septentrional, más rara hacia el Mediodía y en los lugares excesivamente secos.

Es una mata de 40-60 cm de altura, que en condiciones muy favorables puede alcanzar el metro, de tallos ramosos, duros y rojizos, guarnecidos de hojas opuestas, ovales, velludas, verdes y pecioladas.

Las flores, muy pequeñas, se abren de junio a septiembre, se agrupan en apretados ramilletes en el extremo de los tallos y son de brácteas rojizas y corolas labiadas, blanquecinas o rosadas.

Las sumidades se recolectan conforme van floreciendo y se secan en un lugar aireado, sea extendidas sobre telas o cañizos o colgadas del techo, atadas en manojos. Es muy importante que no les dé el sol en ningún momento, ya que éste destruiría rápidamente su esencia.

Orégano es un nombre derivado del griego origanos, palabra compuesta de oros = montaña y ganos = brillar o relucir, y que podríamos traducir por brillo o esplendor de la montaña; y la verdad es que una extensión de orégano florido constituye un espectáculo realmente esplendoroso.

No obstante, bueno es recordar que bajo el nombre de origanos los griegos englobaban numerosas labiadas, y si bien tanto Hipócrates como Sócrates hablan del origano, no podemos saber a cuál de ellas se refieren; más aún, es muy dudoso que se trate de nuetro orégano, dado que es muy raro en el Ática.

Incluso en la actualidad es muy común la confusión entre el orégano silvestre, el verdadero orégano, y el cultivado, que en realidad es la mayorana; y si bien ambas especies presentan algunas propiedades similares, también hay entre ellas notables diferencias.

Quizá la primera referencia que tiene visos de verisimilitud es la de Dioscórides, que al tratar de los oréganos describe uno de ellos, el orégano silvestre que —según Laguna— se ajusta totalmente a nuestro orégano, incluso en sus cualidades culinarias y medicinales, y lo declara «útil para quienes han perdido el apetito, tienen el estómago débil y hacen eructos desagradables».

Luego, los romanos se olvidaron de las cualidades curativas de esta planta para centrarse en las culinarias, e incluso uno de los primeros libros de cocina que se conocen, De re coquinaria, escrito por Apicius allá por el año 25 a. de C, menciona continuamente el orégano como condimento; y los descendientes de los romanos, los italianos, consideran el orégano imprescindible en la condimentación de sus pizzas.

Mucho más tarde se vuelven a reconocer sus cualidades, y así Mattiolo lo recomienda para aliviar los dolores de cabeza, y san Alberto Magno, para estimular los ríñones. Desde entonces, lo único que ha cambiado es su empleo actual en afecciones de las vías respiratorias.

Propiedades curativas

Es tónico y carminativo, lo que lo hace muy útil en la atonía de estómago, las digestiones difíciles, la pobreza de sangre y la clorosis; pero, al propio tiempo, sus cualidades expectorantes y antisépticas lo convierten en una gran ayuda en tos catarros bronquiales y el asma, beneficios que proporcionan tanto la tisana como el vaho que desprende cuando se hierve.

Por otra parte, como antiespasmódico presta buenos servicios en uso externo contra los dolores musculares y reumáticos, ya sean crónicos o agudos, como por ejemplo el lumbago y el tortícolis, para lo cual se usa el vino de orégano o simplemente la planta fresca machacada y aplicada muy caliente en forma de cataplasma sobre la parte dolorida.

Remedios naturales y herbales con orégano

Remedio con orégano para las digestiones difíciles En un litro de agua hirviendo se echan 20 g de orégano triturado; se apaga el fuego, se deja reposar cinco minutos y se cuela. Se toman una taza después de la comida.

Remedio con orégano para los catarros y asma Se prepara hirviendo durante 5-10 minutos 30 g de orégano en un litro de agua. En los catarros aconsejan tomar tres tazas diarias, y en el asma, todo el litro en varias tomas distribuidas durante el día.

Remedio con orégano para la sinusitis Elaborar el mismo remedio anterior, pero se debe aprovechar el vapor que se desprende para hacer vahos, respirándolo con ayuda de un embudo

Remedio con orégano para el reumatismo Se dejan macerar durante doce días 50 g de sumidades floridas en un litro de vino. Este vino puede tomarse a dosis de dos o tres vasitos como digestivo y reconstituyente, o aplicarlo en uso externo en fricciones en el dolor afectado.

remedios caseros

Conoce también

loading...

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión