Tratamientos naturales para la neumonía

remedios para la neumoníaLa neumonía, llamada también pulmonía, es una inflamación del pulmón o de una parte del mismo causada por un microbio (virus, bacteria, hongo, parásito), generalmente un neumococo (Streptococcus pneumoniae).

Se pueden diferenciar la bronconeumonía (inflamación de los alveolos pulmonares y de la mucosa bronquial), la neumonía lobular (la que afecta a todo un lóbulo pulmonar) y, popularmente, la neumonía doble (la que afecta a los dos pulmones).

La neumonía es una enfermedad potencialmente grave y debe ser tratada inmediatamente, ya que puede ocasionar complicaciones, e incluso la muerte, sobre todo en niños pequeños, ancianos o personas debilitadas.

 

Síntomas

Consisten en fiebre alta con escalofríos, cefalea, dolor en la parte lateral del tórax al respirar y tos con expectoración verdosa o amarillenta. Si la enfermedad es muy grave, puede producir dificultades para respirar y coloración azulada de la piel y las mucosas.

 

Tratamiento naturales

La medicina alternativa posee numerosos remedios coadyuvantes que pueden ayudar al paciente a superar la enfermedad. La aromaterapia sugiere el masaje del tórax con aceite de eucalipto, tomillo y árbol del té, mezclados en un aceite portador de almendras dulces.

Un vaporizador (o un baño) con aceite de pino es útil para facilitarla expectoración. También se emplea el aceite de mostaza en una cataplasma sobre el tórax, para estimular la curación y disminuir la mucosidad.

La fitoterapia dispone de numerosos remedios para aliviar la tos y liberar la mucosidad retenida en los pulmones. La infusión de drosera, eucalipto, gordolobo, marrubio, tomillo, tusílago, jengibre o menta son algunos ejemplos.

El tratamiento homeopático es constitucional, es decir, se basa en los síntomas individuales y las características personales del paciente. Los remedios más utilizados son: Antimonium tartaricum, Bryonia alba, Ipecacuanha, Veratrum viride, Arseni-um álbum, Sanguinaria, a los que se puede añadir Crataegus oxicantha en caso de fatiga cardiaca.

La acupuntura es también muy eficaz. Se puede considerar el tratamiento exclusivo con medicina tradicional china si no se trata de una neumonía realmente grave, en una persona muy debilitada. El meridiano más tratado es el de pulmón, sobre todo los puntos Pl (Zongfu), P5 (Chize), P6 (Kongzui) y P9 (Taiyuan), más el punto VI3 (Feishu, punto que también se puede tratar con ventosas); además, el acupuntor puede valorar la posibilidad de realizar una micro-sangría en el punto Pll (Shaoshang) o el punto IG1 (Shangyang).

Quizá te interese conocer remedios para la neumonía infantil

Finalmente, cabe mencionar el vigoroso poder curativo de la hidroterapia, una terapia especialmente revulsiva que emplea las envolturas de agua fría (20-25°C) y los baños a 2°C por debajo de la temperatura corporal, a modo de terapia derivativa y para disminuir la fiebre.

 

Preguntas más frecuentes

¿Por qué una neumonía muestra signos menos evidentes en los ancianos que en las personas jóvenes?
Esta dolencia, cuando la padecen los ancianos no suele mostrar síntomas tan evidentes como en las personas jóvenes. Con frecuencia se inicia de forma atenuada, con escasa fiebre o incluso sin ella. Por otra parte, los síntomas respiratorios, como la tos, los esputos y el dolor pectoral, muchas veces no se manifiestan, aunque sí suele apreciarse una cierta dificultad respiratoria.

En cambio, es bastante frecuente que los primeros síntomas sean de carácter psíquico, como desorientación o incluso ¡deas de carácter delirante. Este tipo de trastornos mentales se deben a una agravación de la falta de riego cerebral que ya suelen padecer los ancianos. Debe señalarse que las aludidas perturbaciones surgen asimismo ante otras dolencias infecciosas y no sólo a causa de una neumonía. Por otra parte, no es raro que, una vez curada la enfermedad, los síntomas psíquicos persistan en mayor o menor grado.

¿Existe alguna especial predisposición para sufrir una neumonía?
Cuando están causadas por bacterias, puede decirse que el desarrollo de la enfermedad se debe a una alteración de la resistencia del organismo a las infecciones, es decir, a una disminución de las defensas naturales.

Los gérmenes que originan la neumonía se encuentran normalmente en las fosas de la nariz y en la faringe de gran parte de las personas sanas. Si en un momento determinado, y por el motivo que fuere, disminuyen las defensas orgánicas, los gérmenes llegan al pulmón y allí se multiplican hasta provocar la dolencia.

Entre las causas que más predisponen a padecerla se hallan las enfermedades respiratorias producidas por virus, como la gripe y el sarampión; la desnutrición; la exposición al frío; los gases tóxicos; el abuso del alcohol; la insuficiencia cardíaca, y, en general, todas las enfermedades que debilitan nuestro organismo.

¿Es cierto que existen algunas vacunas para evitar las neumonías?
Actualmente se cuenta con una vacuna contra la afección causada por neumococos, que es la bacteria que con más frecuencia la origina. Esta vacuna proporciona una protección bastante eficaz. Si bien no se considera necesario vacunar a toda la población, su aplicación sería conveniente en quienes tienen mayor predisposición a contraer la enfermedad, como pacientes cardíacos o que sufren dolencias broncopulmo-nares; en quienes se hallan desnutridos; en los ancianos y, en general, en cualquier enfermo que se encuentre debilitado.

En el caso de los niños, sólo resulta útil a partir de los 2 años de edad, ya que antes no proporciona defensas suficientes. Por otra parte, para prevenir la neumonía también es útil la vacuna antigripal, ya que constituye una de las más graves complicaciones de esta enfermedad.

¿De qué se trata exactamente la «enfermedad del legionario»?
A esta neumonía, producida por la bacteria legionella pneumophila, se la llama mal del legionario  porque se descubrió a raíz de un congreso de la Legión Americana de Filadelfia, en 1976, y en la que enfermaron casi todos los asistentes, produciéndose algunas defunciones.

Otras epidemias similares se han registrado en ciudades, barrios, hoteles, hospitales, grandes oficinas, etc. Se ha podido comprobar que la bacteria que origina esta neumonía prolifera muy bien en el agua residual de los circuitos de refrigeración de que están dotados tales inmuebles. El aire, al pasar a través del agua residual, contamina el ambiente.

 

Conozca también

Remedios para la fibrosis pulmonar

Remedios para la pleuresía

Antibióticos naturales

bblognuestros-remedios-na

loading...

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión