Remedios para la impotencia

remedios para la impotenciaLa impotencia es el término empleado para significar que no es posible en absoluto obtener una erección.

Según un estudio realizado aproximadamente el 40 por ciento de los problemas relacionados con impotencia es debido a causas físicas (trastornos circulatorios, arteriesclerosis, diabetes, toma de determinados medicamentos como vasodilatadores, antidepresivos, tranquilizantes o incluso a desequilibrios hormonales), el 30 por ciento a una mezcla de factores físicos y psicológicos y el 30 por ciento restante es de origen puramente psicológico (miedo, angustia, ansiedad, depresión cansancio, estrés, etc.) .

Es importante observar, también, que el riesgo de padecer impotencia  aumenta con la edad.   En una investigación efectuada se pudo comprobar que de 100 hombres de 65 años años de edad, unos 30 de ellos no podían mantener una erección completa, mientras que sólo 5 de cada 100 hombres de 40 años tenían este problema.

Remedios herbales y naturales

Remedio para la impotencia con romero: Realizar a diario baños de asiento de romero, y de Sol locales.

Remedio para la impotencia con ajo: Aplicar fricciones de ajo en la base de la columna vertebral.

Remedio para la impotencia con hidroterapia: Aplicar chorros de agua fría en la columna vertebral, los ríñones, el vientre y los muslos.

Remedio para la impotencia con jalea real: – Tomar, cada mañana, una buena dosis de jalea real,

Remedio para la impotencia con ginseng:  Verter 2 cucharadas de ginseng en una taza de agua que esté  hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Beber un taza de esta decocción todos los días.

Remedio para la impotencia con ajedra y sémilas de sesamo: Hervir, durante 5 minutos una taza de agua que contenga 1 cucharadita de  ajedrea y otra de semillas de sésamo.  Tapar, colar y dejar refrescar.  Tomar una taza a diario.

Remedio para la impotencia con flores de Bach:  Se recomienda el uso de alarce, mostaza, heliantemo, avena silvestre y sauce para tratar la impotencia, sobre todo cuando ésta tiene orígenes psicológicos.

Remedio para la impotencia con aromaterapia: Entre las esencias que sirven para tratar la impotencia, cabe destacar ajedrea, albahaca, canela, cilantro, comino, jengibre, nuez moscada, pachulí, pimienta negra, pino, rosa, romero, tomillo y ylang-ylang.

Remedio para la impotencia con homeopatía: Los remedios más utilizados son los siguientes:
– Aurum metallicum: para individuos depresivos e irritables con el rostro congestionado que suelen tener sed con mucha frecuencia.
– Conium maculatum: cuando la impotencia se agrava a la luz del día y mejora en la oscuridad.
– Graphites: para individuos gordos y frioleros que tienen la fantasía de practicar el sexo al aire libre.
– Kalium phosphoricum: tipo constitucional sensible y fatigado con tendencia al sonambulismo.
– Picricum acidum: cuando la impotencia viene acompañada por una hiperexcitación sexual.

Recomendaciones

Darse tiempo. Conforme envejece, el hombre puede necesitar más tiempo de estímulo genital para lograr una erección. “Los hombres entre 18 y 20 años pueden lograr una erección en unos cuantos segundos; entre los 30 y los 40, tal vez en uno a dos minutos; pero si un sexagenario no logra una erección después de este periodo, no siempre quiere decir que sea impotente. Sólo que necesita más tiempo.

No fumar. Los estudios han demostrado que la nicotina puede comprimir los vasos sanguíneos.  Los investigadores creen que la inhalación del humo del tabaco bloquea la erección porque inhibe la relajación del músculo liso del tejido eréctil.

Evitar tormar bebidas alcohólicas, ya que el alcohol es un depresor del sistema nervioso, inhibe los reflejos y crea un estado contrario a la excitación.  Por ello, dificulta la erección.

No consumir drogas. Las drogas que pueden causar este problema incluyen cocaína, marihuana, opiáceos, heroína, morfina, anfetaminas y barbitúricos.  De allí la necesidad de evitarlas.

Relajarse. Un estado mental relajado es fundamental por lo siguiente: su sistema nervioso opera de dos maneras. Cuando la red nerviosa simpática domina, su cuerpo literalmente está “alerta”. Las hormonas adrenales le preparan para combatir o para huir. Los nervios desvían la sangre del sistema digestivo y del pene hacia los músculos de todo el cuerpo. Se puede activar el sistema nervioso simpático con sólo sentirse demasiado ansioso. Para algunos hombres, el temor al fracaso es tan abrumador que se inunda el cuerpo con la norepinefrina, una hormona adrenal; justamente la opuesta a la necesaria para lograr una erección. La clave aquí es relajarse y dejar que su sistema nervioso parasimpático recupere el control. Las señales que viajan por esta red ordenarán a las arterias y cavidades del pene que se expandan y permitan que fluya más sangre.

Hablar con su compañera. No se arriesgue a aumentar la tensión estando en silencio. Juntos pueden determinar qué está ocurriendo. ¿Presiones en el trabajo? ¿Preocupaciones por los hijos? ¿Alguna cuestión delicada que no han resuelto?  Si localizan alguna de las posibles causas de la impotencia, también encontrarán una manera de explicarla sin atribuirla a algo que no está presente y deben hablar acerca de sus otras posibilidades. Por ejemplo, ¿por qué no continuar el encuentro amoroso de alguna otra manera? No permita que su erección, o la falta de ella, interfiera con su intimidad.

Emprender el acto sexual si es posible por las mañanas al despertar, aprovechando la erección matutina espontánea.

Acudir al doctor, si a pesar de los remedios y recomendaciones arriba expuesta la impotencia continua, ya que puede indicar la presencia de alguna enfermedad como la diabetes.

recetas afrodisiacas

loading...

Un comentario para “Remedios para la impotencia”

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión