Remedios para las hemorroides o almorranas

remedios hemorroides

Las hemorroides, llamadas también almorranas, son venas dilatadas (várices) en el interior del recto (hemorroides internas) o alrededor del ano (hemorroides externas). Al igual que muchas personas presentan varices en las piernas, las hay que las tienen en la región anal.

Ésta es una dolencia común que afecta a una gran cantidad de personas. Entre los principales factores que contribuyen a su aparición se menciona:

Herencia. Si uno de los padres tiene hemorroides, es más probable que su hijo o hija las vaya a desarrollar en su vida adulta; si ambos padres las tienen éste es un resultado casi cierto.

Estreñimiento. La dificultad en pasar materia fecal crea presión y posiblemente daño a las venas del canal anal y del recto.

Dieta con bajo contenido de fibra. Los alimentos altamente refinados (productos de harina blanca, azúcar, alimentos con alto contenido de grasa y proteína y con bajo contenido en carbohidratos complejos) resultan en una dieta deficiente en contenido de fibra, de la que resultan estreñimiento y hemorroides.

Obesidad. El peso extra pone más presión en las venas.

Laxantes. El uso excesivo de estos productos es una de las causas principales del estreñimiento, y como tal, también se puede considerar como un factor principal en el desarrollo de las hemorroides.

Embarazo. A medida que el feto crece, va poniendo presión adicional en el área del recto. Las hemorroides relacionadas con el embarazo generalmente desaparecen después de que nace el bebé, a no ser que hubieran estado antes.

Los síntomas más comunes de hemorroides son:

– Prurito
– Sensación de defecación incompleta.
– Descarga de mucosidad por el ano
– Dolor, que, en casos más agudos, es percibido como una quemazón intensa o sensación de punzadas que interfieren con las actividades cotidianas (molestias al sentarse, al roce de la ropa, etc.) especialmente en las hemorroides externas.
– Prolapso de las hemorroides (aparición de un bulto que sale del interior del ano al defecar y luego puede retraerse o se puede empujar hacia dentro con un dedo).  Es importante observar que los que son grandes, pueden quedar fuera y producir molestias o dolor intenso si se llegan a ulcerar.

En ocasiones, las hemorroides también puede causar hemorragia que puede notarse solamente en el papel utilizado después de la defecación, y aunque no es lo habitual, puede ser una causa de anemia si el sangrado es frecuente o abundante.

 

Remedios herbales y caseros

Remedio para las hemorroides #1 Humedecer trapos de algodón con extracto de agua de hamamelis frío y aplicar los trapos como compresas. Dejar actuar por 15 ó 20 minutos dos veces al día.

Remedio para las hemorroides #2 Lavar 3 moras de color oscuro, 3 cerezas, 3 zarzamoras y 1 arándano. Colocar en la licuadora, junto con 1 vaso de agua y licuar por unos instantes. Tomar este jugo preferiblemente durante la mañana. Éste contienen antocianina y proantocianidinas, pigmentos que tonifican y fortifican las paredes de las venas hemorroides lo cual puede minimizar el dolor y la hinchazón.

Remedio para las hemorroides #3 Hervir un puñado de hojas y brotes de zarzamora en dos litros de agua durante 10 minutos. Dejar refrescar y realizar un baño de asiento con esta preparación durante 15 minutos.

Conoce otros remedios caseros y naturales para las hemorroides

Remedio para las hemorroides #4 Verter un puñado de hojas de roble en dos litros de agua que esté hirviendo. Dejar refrescar y realizar un baño de asiento durante 15 minutos.

Remedio para las hemorroides #5 Colocar cubitos de hielo en una bolsa de plástico, envolver en un paño delgado y aplicar directamente, pero de forma delicada, sobre la zona afectada (hemorroides externas)

Remedio para las hemorroides #6 Aplicar directamente, durante varios minutos, una compresa empapada en té negro fuerte y frío. Éste es un remedio calmante para las hemorroides.

 

Recomendaciones

Consumir alimentos que contengan fibra, ya que facilita el paso de la materia fecal al hacer ésta más suave. Se recomienda el consumo de frutas como peras, moras, arándanos, cerezas, ciruelas pasas y higos verdes. Igualmente, aconsejable son los panes integrales y no ingerir los blancos.

Tomar mucho líquido. Es necesario beber mucha agua (un mínimo de ocho vasos grandes) para mantener en forma adecuada el proceso digestivo.

Atender la llamada de la naturaleza. Tan pronto se desea evacuar, es necesario hacerlo, ya que mientras más tiempo pasa el excremento en la parte inferior del tubo digestivo, hay más oportunidades de que pierda humedad, lo que endurece y seca al excremento.

No esforzarse demasiado en el inodoro. No es recomendable pasar en el inodoro más tiempo del necesario para defecar. Una vez que los intestinos ya se movieron, no resulta prudente tratar de se muevan más.

No usar laxantes El uso prolongado de estos productos puede causar mal funcionamiento permanente de los intestinos, además de irritación intensa en el área anal. También es necesario evitar el aceite mineral, ya que puede interferir con la absorción de algunas sustancias nutritivas como la vitamina A.

Caminar. El ejercicio, como el caminar en forma regular, ayuda a que el proceso digestivo funcione con mayor eficiencia.

Mantener limpia el área. Se recomienda conservar limpia el área rectal todo el tiempo. La materia fecal residual puede irritar a la piel, pero también irrita el limpiarse con fuerza con papel higiénico seco. Es necesario enjuagar suavemente el área con agua corriente cuando se esté sentado en el inodoro. Luego secar el área a golpecitos (no frotar). Evitar el uso de papel higiénico de colores o con perfume, ya que irrita más el área.

Enjuagarse bien. Los residuos de jabón también pueden irritar el área, Por esa razón, es necesario asegurarse de enjuagarse de forma completa el área anal después de bañarse o ducharse.

¿Embarazada? Alivie la presión. Las embarazadas son particularmente propensas a las hemorroides, en parte porque el útero está justo sobre los vasos sanguíneos que drenan las venas hemorroidales. Un remedio especial contra las hemorroides. Si está embarazada recuéstese sobre su costado izquierdo durante unos 20 minutos cada cuatro a seis horas. Al hacerlo, disminuirá la presión en la vena principal que drena la parte inferior del cuerpo.

Colocar una almohadilla en el asiento. Si el trabajo requiere que estar sentado todo el día, se recomienda el uso de una almohadilla en forma de dona o rosquilla con el fin de quitar presión a la zona sensible. Sin embargo, es importante levantarse y caminar cuando sea posible.

Adelgazar. Si se está pasado de peso, se aconseja tratar de adelgazar y aproximarse al rango normal de acuerdo a la altura y contextura.

Evitar las comidas muy sazonadas o con excesivo picante

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Evitar permanecer sentado o de pie por mucho tiempo.

Consultar con el doctor si se sufre de sangrado del ano en especial si se tiene más de 40 años, pues puede ser signo de un trastorno más serio.

 

Conozca también

Vitaminas y minerales para las hemorroides

Remedios para el estreñimiento

Remedios naturales para aliviar las hemorroides en el embarazo

Zumos para las hemorroides

Remedios para el cáncer de colon o colorrectal

remedios hemorroides

Conoce también

loading...

8 comentarios para “Remedios para las hemorroides o almorranas”

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión