Remedios con ciprés para las várices y hemorroides

ciprésEl ciprés, originario del sur de Europa y del área occidental de Asia Menor, pertenece a la familia de las cupresáceas. 

Este árbol puede llegar a medir más de  20 metros. Tiene delgadas ramas horizontales que producen pequeños y redondos bayass, agujas de color verde oscuro y flores pequeñas.

En la actualidad, Francia, Italia, el norte de África, Portugal, España y algunos países balcánicos son los principales productores de aceite de ciprés.

El aceite en cuestión es de color amarillo claro o amarillo-verdoso. Su aroma es acre y ahumado, de madera, resinoso y picante, y con un matiz balsámico y limonado. La destilación con corriente de vapor de aproximadamente 15 kilogramos de agujas, ramitas y conos de ciprés produce 500 gramos de aceite.

Las civilizaciones de la antigüedad valoraban el ciprés por motivos tanto medicinales como religiosos. Los egipcios lo consagraban a las deidades de la muerte; los griegos, a Plutón, el dios de los infiernos. De acuerdo con un mito griego, cuando Cipariso, un efebo amado por Apolo, dio muerte accidental a un ciervo sagrado, su pena lo transformó en un ciprés. Las ramas perennes del ciprés se consideraban símbolo de la vida después de la muerte. De hecho, sempewirens significa “siempre viviente”. Los integrantes de muchas culturas han plantado cipreses en los cementerios.

Los antiguos egipcios trataban los padecimientos urinarios con ciprés. Asimismo, usaban este vegetal para controlar las dolencias que involucran secreciones excesivas de los fluidos corporales, tales como el flujo menstrual muy abundante, la sudación copiosa y la diarrea. Los chinos consideraban provechoso el ciprés para el hígado y el sistema respiratorio, y comían las nueces de este árbol a causa de su valor nutricional. A principios del siglo XX, una marca francesa de pastillas contra la tos incluyó ciprés en su producto.

 

Propiedades curativas

El aceite de ciprés estimula la circulación y ejerce un efecto desintoxicante sobre el cuerpo en su conjunto. Aminora la congestión y calma la tos. Asimismo, ayuda a detener la hemorragia en casos de cortaduras y heridas. El aceite de ciprés cura las encías sangrantes y la periodontitis. Suministra alivio a las hemorroides.

El pediluvio con ciprés es útil en condiciones de cansancio e hinchazón, y reduce la transpiración y el mal olor de los pies. También puede disminuir sualquier exceso de fluidos corporales, tales como la diarrea, la menstruación muy abundante, la sudación copiosa y el catarro.

Mitiga asimismo los espasmos musculares y, cuando se inhala o esparce con un difusor, puede prevenir los ataques de asma y bronquitis. Del mismo modo, el aceite de ciprés aminora los calambres y dolores musculares. Equilibra las hormonas femeninas, reduce el flujo menstrual muy abundante, apacigua los retortijones y disminuye los bochornos de la menopausia. Se informa que al aplicar un masaje con aceite de ciprés en el área localizada encima de los ovarios, se inhibe el crecimiento de quistes. Utilizado en baños de asiento, acelera la recuperación de la cistitis.

El ciprés regula la producción de grasa, motivo por el cual constituye un valioso recurso en casos de cutis y cabello grasosos, acné y caspa. Su acción desodorante y su capacidad para controlar el exceso de secreciones corporales lo convierten en un provechoso remedio contra los olores desagradables.

El aceite de ciprés actúa como hemostático y es ideal para detener el sangrado de las cortaduras producidas durante el afeitado. Los capilares rotos y las várices responden bien al tratamiento con aceite de ciprés, en virtud de las propiedades estimulantes de éste y de su capacidad para disminuir el diámetro de los vasos sanguíneos.

Representa también una buena opción para curar la celulitis, debido a que fortalece los tejidos conectivos débiles, mejora la circulación y ayuda a eliminar toxinas. Del mismo modo, es repelente de insectos.

El aceite de ciprés contribuye a revitalizar el sistema nervioso sobrecargado por estrés. Calma la mente y aumenta la objetividad. Mitiga las perturbaciones y ayuda a detener los ataques de llanto. Mejora la concentración y combate las obsesiones.

Suministra apoyo y un sentido constructivo durante transiciones importantes de la vida, tales como el cambio de profesión, el cambio de amistades, el divorcio, la pérdida de un ser querido o el cambio de lugar de residencia. Ofrece consuelo, fortaleza y resistencia en épocas de pesadumbre o duelo.

 

Remedios naturales y herbales

Remedio con ciprés para las várices Verter en una bañera con agua ligeramente fresca 10 gotas de esencia de mente, 5 de limón y 3 de ciprés e introducir las piernas durante 10 minutos.

Remedio con ciprés para las hemorroides:  Hervir, por 10 minutos un puñado de frutos de cipré y  un puñado de hojas de vid  en dos litros de agua .Aplicar paños empapapdos con esta decocción en la zona afectada con el fin de desinflama las hemorroides.  Se puede realizar baños de asiento con esta preparación sólo doblando las proporciones.

remedios várices

loading...

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión