Remedios para la apnea del sueño

apnea del sueño remedio inmediatoLa apnea del sueño es un trastorno en el que la respiración se detiene durante más de diez segundos durante el sueño. Es una causa importante, y a menudo poco reconocida, de somnolencia durante el día.

Una persona que duerme normalmente respira de una forma continua y sin interrupción durante la noche. Sin embargo, una persona con apnea del sueño tiene frecuentes episodios (hasta 400 o 500 cada noche) en los que deja de respirar.

Esta interrupción de la respiración se denomina apnea. La respiración suele detenerse durante unos 30 segundos; entonces, la persona suele despertarse con un ruido ronco y empieza a respirar de nuevo, cayendo progresivamente en el sueño.

Existen dos formas de apnea del sueño. En la apnea del sueño obstructiva (ASO), la respiración se detiene porque el tejido de la garganta obstruye la vía aérea. En la apnea del sueño central (ASC), los centros cerebrales responsables de la respiración dejan de enviar mensajes a los músculos respiratorios. La apnea del sueño obstructiva es mucho más frecuente que la apnea del sueño central. Se cree que aproximadamente entre el 1 y 10% de los adultos presentan apnea del sueño obstructiva.

Sólo una décima parte de éstos tienen apnea del sueño central. La apnea del sueño obstructiva puede afectar a personas de cualquier edad y sexo, pero es mucho más frecuente en las de mediana edad, hombres con sobrepeso y, especialmente, consumidores de alcohol.

 

Causas y síntomas

Apnea del sueño obstructiva Durante la apnea del sueño obstructiva, parte de la vía respiratoria queda obstruida (generalmente la zona posterior de la garganta) mientras la persona intenta inhalar durante el sueño. Las personas que tienen una vía respiratoria ligeramente más estrecha que la mayoría presentan una mayor probabilidad de verse afectadas por la apnea del sueño obstructiva.

La obesidad, especialmente la del cuello, puede aumentar el riesgo de presentar apnea del sueño obstructiva, debido a que el tejido graso tiende a obstruir la vía respiratoria. En algunas personas, esta vía se ve bloqueada por un aumento del tamaño de las amígdalas, una lengua grande, deformidades de la mandíbula o estructuras que crecen en el cuello y la comprimen. También puede haber bloqueo del paso nasal.

Cuando una persona empieza a inhalar, la expansión de los pulmones disminuye la presión del aire dentro de la vía respiratoria. Si los músculos que mantienen dicha vía abierta no trabajan lo suficiente, la vía puede estrecharse y colapsarse, interrumpiendo el aporte de aire a los pulmones.

La apnea del sueño obstructiva ocurre durante el sueño porque los músculos del cuello que mantienen la vía respiratoria no están activos en este momento. La congestión de la nariz puede hacer que el colapso sea más fácil, ya que el esfuerzo extra necesario para inhalar disminuye aún más la presión en la vía respiratoria. Ingerir alcohol o tomar tranquilizantes antes de dormir empeora esta situación, ya que producen una relajación de los músculos del cuello. Estos productos también disminuyen el impulso respiratorio al sistema nervioso, reduciendo la frecuencia y la fuerza respiratorias.

Las personas con apnea del sueño obstructiva casi siempre roncan, ya que la propia estrechez de la vía que causa los ronquidos puede originar también apnea del sueño obstructiva. De hecho, los ronquidos pueden favorecer la apnea del sueño obstructiva, ya que el movimiento de los tejidos de la garganta puede hacer que se inflamen. Sin embargo, la mayoría de las personas que roncan no acaban desarrollando apnea del sueño obstructiva.

Apnea del sueño central. La apnea del sueño central se produce durante el sueño porque, cuando una persona está despierta, la respiración suele ser estimulada por otras señales, entre ellas la conciencia sobre la propia frecuencia respiratoria.

También es posible una combinación de ambas formas de apnea, que se denomina apnea del sueño mixta. Sus episodios suelen empezar con una reducción del impulso respiratorio central seguida de obstrucción.

La apnea del sueño obstructiva y la apnea del sueño central tienen síntomas similares. Los más frecuentes son:
• Somnolencia diurna.
• Dolor de cabeza durante la mañana.
• Sensación de que el sueño no es reparador.
• Desorientación inmediato al levantarse.

La somnolencia está causada no sólo por la interrupción frecuente del sueño, sino también por la incapacidad para entrar en períodos de sueño profundo prolongados, durante los cuales el cuerpo realiza numerosas funciones de recuperación. La apnea del sueño obstructiva es una de las principales causas de somnolencia diurna y un factor de riesgo fundamental de accidentes de vehículos a motor. El dolor de cabeza y la desorientación se deben a los niveles disminuidos de oxígeno durante el sueño, debidos a la falta de respiración regular.

Otros síntomas de apnea del sueño pueden incluir disfunción sexual, pérdida de concentración, pérdida de memoria, déficit intelectual y cambios conductuales, como ansiedad y depresión.

La apnea del sueño también puede causar cambios importantes en el sistema cardiovascular. La hipertensión (presión sanguínea elevada) diurna es frecuente. Puede ocasionar un aumento en el número de glóbulos rojos sanguíneos (policitemia), a la vez que del tamaño del ventrículo izquierdo del corazón (cor pulmonak) y fallo ventricular izquierdo. En algunas personas, la apnea del sueño provoca cambios que ponen en peligro la vida por alteración del ritmo cardíaco, como disminución de la frecuencia cardíaca (bradicardia), aumento de la misma (taquicardia) y otros tipos de «arritmias».

Como consecuencia de estas arritmias, puede producirse incluso muerte súbita. Los pacientes con el síndrome de Pickwick (un personaje de Charles Dickens) son obesos y tienen sueño, trastornos del corazón derecho, hipertensión pulmonar y niveles de oxígeno en sangre disminuidos (hipoxemia) durante el día de forma crónica, así como aumento de la concentración de C02 en sangre (hipercapnia).

La somnolencia diurna excesiva es el principal síntoma que suele llevar a estas personas a consultar con el médico. Una historia médica cuidadosa debe incluir preguntas sobre el consumo de alcohol y tranquilizantes, los ronquidos (frecuentemente referidos por la pareja de una persona), la cefalea y la desorientación matutina. La exploración física debe incluir un examen de la garganta para buscar datos de estrechamiento u obstrucción. También se valora la presión sanguínea. La determinación de la frecuencia cardíaca y de los niveles sanguíneos de oxígeno y C02 durante el día no suele realizarse, ya que estas anormalidades sólo están presentes durante la noche en la mayoría de ‘os pacientes.

La confirmación del diagnóstico suele requerir determinaciones mientras la persona duerme. Estas pruebas constituyen en conjunto un estudio de Polisomnografía y se realizan durante toda una noche en un laboratorio del sueño especializado.

Las partes del estudio de polisomnografía más importantes incluyen las determinaciones de:
• Frecuencia cardíaca.
• Flujo aéreo en la boca y la nariz.
• Esfuerzo respiratorio.
• Estado del sueño (ligero, profundo, ensoñaciones, etc.).
• Niveles de oxígeno en sangre con una sonda no invasiva (oximetría).

También son posibles estudios simplificados durante la noche, que pueden ser adecuados para personas cuyo perfil sugiere fuertemente la presencia de apnea del sueño obstructiva; es decir, hombres de mediana edad, con sobrepeso, que roncan y que tienen una presión sanguínea elevada.

El estudio doméstico suele incluir una oximetría y una determinación de la frecuencia cardíaca. Si estas determinaciones apoyan el diagnóstico de apnea del sueño obstructiva, el tratamiento inicial suele instaurarse sin necesidad de una polisomnografía. Las determinaciones domésticas no se emplean para descartar la apnea del sueño obstructiva y, si no apoyan su diagnóstico, puede ser mejor llevar a cabo una polisomnografía.

 

Remedios herbales y naturales

El tratamiento de la apnea del sueño obstructiva empieza reduciendo el consumo de alcohol o tranquilizantes antes de dormir, si éstos contribuyen al problema. La pérdida de peso también es eficaz, pero, si se recupera el peso, también reaparece la apnea.

Los cambios en la posición de dormir también pueden ser eficaces. Los ronquidos y la apnea del sueño son más frecuentes cuando la persona duerme sobre la espalda; es aconsejable que lo haga sobre un lado, para mejorar los síntomas, así como que levante la cabecera de la cama.

Quizá te interese conocer

 

Recomendaciones

Para las personas que roncan con frecuencia, la pérdida de peso, evitar el consumo de alcohol  y ajustar la posición en la cama pueden reducir el riesgo de presentar apnea del sueño obstructiva.

Igualmente, se recomienda acostarse de lado para facilitar la respiración. Un truco para conseguirlo consiste en coser un pequeño bolsillo en la espalda del pijama e introducir una pelota pequeña. Al ponerte boca arriba estarás incómoda y volverás a colocarte de lado.

Fumar perjudica las vías respiratorias porque irrita la mucosa de la faringe (esto ocurre, también, si abusas del alcohol o si tomas tranquilizantes). Las personas que roncan o con apnea del sueño al abandonar el hábito notan una clara mejoría.

remedios caseros

 

loading...

Deja un comentario

Vínculos patrocinados
Remedios naturales
Elimina tu celulitis
Ads
Buscar:
Síguenos en Facebook
 
Video del mes
Infusión para la ansiedad
Para más videos sobre remedios naturales y jugos curativos en:

http://bit.ly/WfFCWN

Revertir la diabetes
Recibe nuestras novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Controla la hipertensión